Reflexiones sobre la escena nacional

Visceral

Por Rogelio Hernández

El décimo quinto Festival de Monólogos de ‘Teatro a Una Sola Voz’ ha llegado a su fin este martes 6 de agosto en la ciudad de Morelia, presentando como obra de clausura Visceral, dramaturgia de Adrián Vázquez e interpretada por Nuria Alejandra Blanco.

(más…)

Anuncios

Una Justicia Necesaria (?)

Por Víctor R. Vieyra

Shake & Falstaff producciones se presentó el día 4 de agosto en el Teatro Ocampo de la ciudad de Morelia.

(más…)

La prietty guoman

Por Víctor R. Vieyra

“…¿Qué hacer para evitar esta rabia, aquí dentro?
Sólo protesto.
Mi cuerpo es mi protesta.
Mi cuerpo es mi acción
Mi vida es mi acción…”
– Angélica Liddell
Lesiones incompatibles con la vida

Sábado 3 de Agosto del 2019, continuando con las celebraciones del quinceavo Festival de Monólogos ‘Teatro una sola voz’, La Prietty Guoman se presentó esta noche en el Teatro Ocampo, entre risas, saludos, reencuentros y coincidencias. El público entra a la sala del Teatro, si bien en los días anteriores a este en el Festival el espacio estaba lleno o cuando menos la parte inferior del teatro, en esta ocasión nos encontrábamos con el Ocampo abarrotado, con la butaquería inferior a reventar, al igual que la superior e incluso en la parte más alta del teatro, donde se encuentra la cabina de luces, se encontraban llenos los lugares con espectadores alegres y deseosos por ver teatro. Entre las filas se reconoce al público que ha asistido fiel a todas las funciones y por mi mente ronda la misma pregunta que le hice a un colega en la primera función del Festival.

“-¿Cómo hacer para que siquiera la mitad del público que ha venido hoy vaya a cualquiera de nuestras funciones?”

Fotografía: Maritza Ríos / Secretaría de Cultura CDMX.   Fuente: https://www.flickr.com/photos/culturacdmx/42993851261

Este festival recoge lo mejor en monólogos a nivel nacional y este no sería la excepción. Al entrar al espacio, el teatro nos recibe de frente con un piano de cola, que mira directamente a los espectadores en el ala inferior izquierda del escenario, en el centro una estructura de madera que asemeja la mitad de un automóvil aparcado, mientras que en el ala inferior derecha vemos un banco, un espejo que cuelga y una peluca pelirroja, al dar la segunda llamada un cuerpo entrara en el espacio; vestida con una tela de colores claros estilo vintage y una pomposa peluca negra ‘la muda’ se sentará enfrente del piano y comenzará a tocar una leve melodía, que nos acompañará hasta la llegada de la ‘Prietty’ una mujer tan exuberante como carismática, entrará vestida en una bata negra con flores en los bordes y una palestina que le cubre la cabeza, también negra con flores, este vestuario sólo nos acompañará unos momentos, hasta que la conversación entra en calor y la ‘Prietty’ comienza a contarnos su historia.
La ‘Prietty’, una mujer trans tlaxcalteca de nacimiento (a veces dice que es cubana) que a partir de un soundtrack nos contará su vida, sobre su proceso de reconocimiento y transición en un México clasista, racista, homofóbico y transfóbico, pero que, a pesar de todo eso es un proceso que la llevará a posicionarse políticamente frente a una sociedad de estigmas ya determinados, a conocer el amor, y sobre todo a conocerse a sí misma. Tras una serie de eventos conocerá a ‘la Muda’ su mejor amiga y a ‘la Doroty’ el bar donde todas las noches ambas contarán su historia de amors.

La Prietty Guoman

LA PRIETTY GUOMAN – César Enríquez Cabaret – CDMX.   Foto: José Jorge Carreón Fuente: http://teatromexicano.com.mx/6494/la-priety-clausura-la-mnt/

El monólogo está plagado de escenas y situaciones de denuncia que develan el carácter misógino y cosificador de nuestro día a día, suelen ser tan sutiles como directas, como aquella escena en la que nos nombra (mientras baila al compás de la música) los lugares dentro del país donde son vendidas las mujeres mexicanas, o aquellas escenas de transfobia donde la ‘Prietty’ se encara con la dignidad de una reina para decirnos “levanta la cara mujel, que ser pasiva no es motivo de vergüenza”. La actuación de César  Enríquez (escritor, director e intérprete) es magistral, desplazándose en el espacio de manera tan orgánica y vivaz que sacude el teatro entero, provocando una ola inmensa de aplausos –bien merecidos- cada 5 minutos después de un pronunciamiento concreto de amor hacia uno mismo o de reflexión sobre la pelea del día a día de la comunidad LGBTTT.
Me parece sobre todo que la propuesta hecha por César Enríquez es sumamente valiosa dado el pronunciamiento corporal que propone, en una sociedad tan estigmatizada como la nuestra, donde el consumo de cuerpos está a la orden del día, así como la coartación de nuestra libertad de acción y pensamiento, es importantísimos entender nuestra posición en el mundo, no como un simple cuerpo-objeto que se ve atravesado por la macropolítica del país, resulta bastante agobiante pensarlo desde ahí, sin embargo estos cuerpos que no encuentran confort ni paz en los estereotipos y estigmas determinado lo que son; al proclamarse y revelarse ante los estándares se vuelven su propio vehículo de protesta, contra el sistema, contra la apatía y la ignorancia, contra la avasalladora ola de violencia de género que vivimos en el país. El cuerpo, nuestro cuerpo, nuestros cuerpos no son solo nuestros instrumentos, son nuestro territorio de protesta, nuestra propia celebración, el vehículo capaz de generar un cambio en el mundo que nos interesa, el propio.

La Prietty Guoman es fiesta y símbolo de la lucha constante, se presentó esta noche en la ciudad de la cantera rosa, permitiéndole a los espectadores encontrarse un diálogo sincero y ameno, que esperamos trascienda a algo más que un encuentro en el teatro.

Obra o taller – Reflexiones para el 4° Congreso Nacional de Teatro

Por Said Soberanes

Ahora que se acerca el 4° Congreso Nacional de Teatro, a tener lugar en la ciudad de La Paz, Baja California Sur, quisiera dedicarle unas cuantas líneas a una diferencia que me parece fundamental entre las formas de operación de distintos grupos con los que nos encontramos hace unos meses en la ciudad de México, para el 3° Congreso y que generan dos perspectivas generales de operación, o modelos de operación. (más…)

Estar – juntos. Crónica sobre mi participación en “La supervivencia de las luciérnagas”

Por Sayuri Navarro

Hace un año en Oaxaca, el 8 de marzo del 2017 en el marco del Día Internacional de la Mujer, Itandehui Méndez decidió llevar a cabo lo que ella llama un acto simbólico-poético: “La supervivencia de las luciérnagas”, como protesta en contra de la violencia y a favor de la afectividad. La acción consistía en convocar a la mayor cantidad de mujeres y juntas cerrar una vía peatonal, recostadas durante 20 minutos sobre el piso, en silencio y colocando un espejo en su pecho.

29514443_10216534387780302_1200624878_o

(más…)