El teatro de Karagöz de Cengiz Özek

Por Gunnary Prado

Dentro de la programación del Festival Internacional de Títeres de Morelia que terminó el pasado 3 de diciembre, tuvimos el privilegio de conocer la versión moderna del tradicional teatro de sombras de Turquía también conocido como “Karagöz” con el artista turco Cengiz Özek.

DSC_0281

Festival de Títeres de Morelia 2017. Cortesía de Andrea Finck de la Compañía de Títeres Andarte Sonando.

Podemos asegurar que efectivamente fue un privilegio presenciar dicha representación porque esta escuela de títeres es una herencia cultural que data del siglo XV, fue introducida en Turquía a principios de ese siglo; el teatro de sombras es un arte tradicional resultado del sincretismo de la cultura multiétnica Otomana, la tradición milenaria egipcia y la cultura social de su tiempo. Es un arte tradicional que pocas veces puede disfrutarse de la mano de los propios artistas turcos en Occidente  y aún menos en nuestro país. No obstante, su atractivo visual le ha granjeado cierta popularidad y es posible observar que hay apropiación en todo el mundo de las técnicas de elaboración de los títeres.

Cengiz Özek nació en Estambul 1964. Estudió teatro en el Conservatorio Municipal de Estambul y artes decorativas turcas tradicionales en la Universidad de Bellas Artes Mimar Sinan (Mimar Sinan Güzel Santlar Üniversitesi, MSGSÜ). Trabajó como consultor, restaurador y ornamentador de monumentos históricos y museos. Ha impartido cursos, talleres y seminarios sobre “Karagöz” a todo lo ancho del mundo. Ha participado como intérprete de teatro de sombras en variados festivales internacionales del mundo. Es uno de los principales promotores y animadores de la escuela Karagöz que ha permitido que jóvenes y niños se acerquen esta herencia cultural desde una perspectiva moderna. En el 2008 fue galardonado por la Unión Húngara de Títeres por su labor como difusor del teatro de sombras. (Más información: Cengiz Özek sitio oficial)

El tradicional teatro de sombras turco o Karagöz no es solamente manipulación de títeres a contraluz, también es una acervo invaluable de poesía, narrativa, música, canto, técnica de construcción de títeres, técnica de manipulación, técnica vocal y técnica de interpretación, todo ello alrededor del folclor otomano, que se cuentan con títeres elaborados a base de piel de camello.

El artista de Karagöz no es únicamente un titiritero que manipula algunas figuras. Es un dramaturgo que compone la historia previamente o durante la realización escénica, redacta o improvisa discursos, diálogos, monólogos, escenas completas en las que va incorporando los relatos tradicionales de este arte. También es el director del espectáculo y organiza todos los elementos que integran la realización, es decir, los títeres, los instrumentos musicales, la mecánica y técnica teatral. El artista del teatro de sombras turco es necesariamente un músico, cantante e instrumentista que interpreta canciones, toca tambores y flautas —tarea que en el pasado era realizada un grupo numeroso de músicos pero que en la versión moderna se redujo a uno. Por supuesto, él o ella también es actor e interpreta todos los personajes y roles del espectáculo. Es el o la responsable de construir todas las voces, expresiones, reacciones que la historia amerita. En algunas ocasiones los espectáculos integran la danza, así que el artista del teatro de sombras también es bailarín y coreógrafo. Finalmente, es un artista visual que debe diseñar, dibujar y construir todas las figuras de la representación en forma correcta y acorde a la tradición.

La labor que han realizado por el tradicional teatro de sombras turco Cengiz Özek y otros durante el siglo XX resulta loable, ya que en el siglo XIX existieron reales amenazas que casi tienen como consecuencia la desaparición de este arte milenario. Algunas de ellas son, por ejemplo el contacto que tuvo el extenso Imperio Otomano durante los siglos XVI y XVII con Europa, Oriente y África el cual permitió la introducción de un teatro “estilo occidental”; sumado al hecho de que el Karagöz posee ciertas características que dificultaron su difusión más amplia, ya que es una práctica artística altamente crítica con la política, el clero, el orden social, el gobierno, es sátira e irreverente. Aún así, el Karagöz es sumamente flexible y versátil, al grado de que puede tomar algún evento, propósito o persona del contexto y adaptar su historia. Es más, el Karagöz llega burlarse incluso de la inmunidad que su irreverencia le proporciona. En Europa esta tradición es descrita como una combinación entre Boccaccio, Rebeláis, Petronio y los personajes más pícaros de la comedia dell´arte italiana como Arlequín y Pulcinella.

De hecho es posible observar ciertos paralelismos entre la estructura de la comedia dell´arte italiana (que también data de los siglos XIV y XV con la salvedad de que este es un teatro de actores y con mucha menos variedad en sus personajes) y el Karagöz. Por ejemplo, al igual que en aquella, el arte turco tiene un padrón de personajes-tipo con los que se representan tramas que se van actualizando y adaptando al contexto. Los personajes principales o que siempre aparecen en todas las historias son Karagöz y Hacivat; existen personajes femeninos conocidos como Zenne; personajes provincianos como Laz, Kastamonulu, Kayserili; Eginli, Harputlu y Kurd; personajes que vienen de fuera de Anatolia, tales como el Muhacir (un inmigrante de Rumania), el albanés, el árabe, el persa; personajes que no son musulmanes, por ejemplo, el griego, el francés, el armenio, el judío; personajes que tienen algún defecto físico o mental, en esta clase podemos encontrar al tartamudo, el jorobado, el gangoso, el tullido, el loco, el adicto, el marihuano, el hombre muerto, el idiota; personajes delincuentes y borrachos, personajes que entretienen como bailarines, bailarinas, magos, cantantes, ilusionistas, también tienen algunos personajes sobrenaturales como brujas, demonios, etc. (Más información en: Cengiz Ózek Sitio Oficial)

Traemos aquí este recuento sucinto de la historia del Karagöz porque junto a él, más la experiencia viva que el festival de títeres nos permitió tener, puedo asegurar que esta herencia cultural, ahora patrimonio de la humanidad, es testimonio visible de un afluente subterránea compuesta por la escatología, el humor y la sátira, lo sobrenatural, la trasmutación, la interrelación e interacción entre especies distintas, presente en todas las culturas; a la cual la cultura otomana hizo sus aportaciones originales y que fue adoptada desde un lejano y milenario Egipto. El mismo donde los griegos aprendieron la escritura, la agricultura, la escultura, la arquitectura y casi toda su cultura con la que en menos de tres siglos se convertirían en la cuna de la cultura occidental. Los modelos de colonialismo europeo pusieron en peligro esta tradición, pero ha sido el trabajo minucioso de artesanos, artistas de teatro, historiadores el que ha permitido que renazca y se disemine por todo el planeta. Para las miradas occidentales poco ejercitadas en este lenguaje, en apariencia es una forma antigua de arte de títeres, sin embargo, al profundizar en sus características y en su historia, nos percatamos que el teatro de sombras turco es una expresión artística sumamente compleja que se desarrolló durante los siglos XVI y XVII cuando la influencia económica y cultural del Imperio Otomano era superior a la de cualquier reino o imperio europeo. Su valor técnico es incalculable; su importancia cultural es vital para entender los flujos civilizatorios de Asia, Europa, África y América; la trascendencia teatral de este arte es lo que todavía debemos averiguar, por lo que la oportunidad que nos dio el Festival de Títeres de Morelia este año resulta magnífica.

El espectáculo que presenciamos se llamó “El árbol mágico”, interpretado en su totalidad en turco, por lo que es difícil hablar con propiedad de la experiencia artística. Digamos que presenciamos una experiencia cultural intensa. Sería mejor que usted sacara sus propias conclusiones sobre este arte, por lo que le comparto fragmentos a través de este vídeo:

El teatro Karagöz de Cengiz Özek

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s