Érase una vez Julia… O lo que nos salió de los ovarios – Arena Teatro/Colectivo Luna Llena

Cada 4 minutos una mujer es abusada sexualmente en México.

La dulpa de Arena Teatro y Colectivo Luna Llena ha generado su primer resultado de laboratorio, con resultados bastante honrosos; lo que originalmente pretendía ser un montaje de “Feliz navidad, Julia” (del autor canadiense Yvan Bienvenue), resultó en esta pequeña obra llamada “Érase una vez Julia… O lo que nos salió de los ovarios… O emergieron cuerpos del agua”, es una creación colectiva de Yamel El-Mosri, Alba Nava y Erandini Alvarado. Y se presenta los días lunes y miércoles que restan de octubre, a las 7 pm., en el foro ECO.

mde

Foto por Said Soberanes

Desde que llegas al teatro, te recibe una alfombra de piezas de ropa femenina en el lobby, el malestar inmediato con el que te confronta te hace sentir cómplice de un acto de agravio contra alguien; y con este sentimiento es que somos invitados a pasar.

El montaje transcurre con mucha fluidez y está repleto de cuadros que se aprecian tanto plástica, como escénicamente. No existe una dramaturgia que interconecte estas escenas, por lo que nos encontramos ante un formato muy familiar para las tres creadoras que es el de la revista. No podemos sino apreciar la calidad artística y actoral de las tres integrantes del laboratorio, que logran llevar este experimento con frescura, yo como espectador lo agradezco.

Sin embargo, la unidad de la realización escénica se ve afectada por una falta de diálogo entre las diferentes escenas. Las emociones desarrolladas en cada cuadro se sienten desaprovechadas en el siguiente, porque su única conexión es temática, pero tanto tono como ritmo son distintos.

mde

Foto por Said Soberanes

Como obra del Colectivo Luna Llena llama la atención la recuperación de su idea de metrónomo que guiaba la pieza de Leviatán, como un constante recordatorio de lo que se discute en la realización:

Cada 4 minutos una mujer es abusada sexualmente en México.

La medición escenificada de lo que significan 4 minutos, el gesto repetitivo de hacer un alto, un saludo, un cambio de escena, hacer significativo el transcurso de ese tiempo por medio de la repetición, le da una relevancia y una carga simbólica a cada gesto. ¿Cómo aprovechamos este tiempo? ¿Cómo hacemos de estos 4 minutos una ofrenda que subsane la violencia?

Con esto en mente, la obra cumple. Cada uno de los cuadros, por más que no se sientan conectados, se imaginan la construcción de una comunidad distinta, juegan a crear otras formas de confrontar al miedo. Insertándose en ese proyecto artístico de Roberto Jacoby de utilizar el arte como el espacio para realizar nuevos conceptos de vida, para crear comunidades experimentales donde algo distinto pueda surgir.

mde

Foto por Said Soberanes

Así, la obra se cuestiona ¿cómo se experimenta el miedo en una mujer que reconoce el feminicidio como una práctica cotidiana? ¿Cómo cambiarlo? La confrontación, la autodefensa, la organización violenta, la negociación, se exploran como formatos viables desde donde proponer un cambio. En nosotros queda la semilla desde la cual discutir.

Aún quedan 3 funciones para que puedan asistir a este ejercicio emancipatorio que organizan ambos colectivos Arena Teatro y Luna Llena, en foro ECO que sigue erigiéndose como un espacio de experimentación escénica, para la comunidad moreliana.

Cada 4 minutos una mujer es abusada sexualmente en México.

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s