Respira y chuta (Mi vida en fuera de lugar)

Los perdedores pertenecemos al olvido […]
es mejor no existir, dejar de respirar.
La Chicharita.

El pasado domingo 13 de Agosto, cerró nuestra Muestra Estatal (más concurso que muestra, según los conflictos que esta condición ha traído en distintos puntos del país) y la penúltima función estuvo a cargo de la Compañía La Luciérnaga Teatro, escrita por Verónica Villicaña y dirigida por Everth Yamil García Islas, con las actuaciones de Tayde Pedraza (La Beckham), Sofía Herrera (La Messi), Yesenia Barajas (La entrenadora Campos) y Verónica Villicaña (La Chicharita), con la asistencia general y musicalización de Edén Ensástiga. La obra es una producción del Programa Nacional de Teatro escolar en Michoacán 2016, con presencia en el Estado de Michoacán con más de 80 funciones, misma que próximamente se presentará en la ciudad de Xalapa Veracruz en el Foro Área 51.

IMG_0071.jpg

Cortesía de Everth Yamil García Islas (Fotografías en el Teatro Ocampo)

Respira y chuta es una obra sobre la identidad adolescente, sobre el sentido de pertenencia a una comunidad, en este caso a un equipo de fútbol de una escuela secundaria técnica. Dicen que las identidades se forjan en la infancia, en ese sentido la adolescencia las asume. Sólo aquellos apasionados del fútbol podemos comprender la importancia de sudar una camiseta por el equipo y morir en la chanca.

La autora conoce y comprende al público al que se dirige, al que escribe, a su destinatario imaginario, por lo que me parece se consolida como una dramaturga cada vez más especializada en la joven audiencia (en mi caso pude espectar algunas funciones del programa de teatro escolar con público adolescente cautivo, por lo que puedo aseverar esta afirmación), Villicaña va construyendo su propia voz, su propia poética. Podríamos pensar que en apariencia estamos ante un texto simple, sin complejidad en el discurso, sin embargo maneja una contundente claridad anecdótica que permite la comprensión de la obra; donde acompañamos al personaje protagonista la chicharita, por un viaje interior de autoconocimiento en el que se cuestiona su ser y estar en el mundo, “tu corazón está en la cancha” le señala su entrenadora Campos ante la crisis de la chicharita, que se debate entre el deber ser (para agradar a su padre) y su deseo desbordado de jugar al fútbol aunque la etiqueten de “machorra”. El fútbol femenil es un deporte que todavía (lamentablemente) no es bien visto por un sector de la sociedad mexicana, aún existe la concepción de que no es un deporte apto para “señoritas”. Ahí radica el conflicto de la obra y de la chicharita, quien busca sólo la aceptación y agrado de la sociedad y de su padre.

La dramaturgia avanza con coherencia y progresión, EXCEPTO, el momento donde la autora deja entrever SU propia voz y no la voz en lógica de su personaje protagonista (que ama al fútbol) para aleccionar y regañar a los espectadores a través de un discurso donde asegura que este país es un país de mediocres y que el motivo de ello es la enajenación por el fútbol. Este gesto genera un rompimiento de extrañamiento y que obviamente no comparto.

IMG_0159.jpg

Cortesía de Everth Yamil García Islas

En el caso de la puesta en escena orquestada por García Islas, estamos frente a una dirección contundente y poderosa, apoyado por varios elementos como la música (batucada) en vivo (a cargo de Eden Ensástiga) lo cual dota de vitalidad y ritmo a la puesta en sus transiciones y énfasis dramáticos, el trabajo de dramaturgia corporal (coreografiado por Selene Azeret Rangel Silva) ostenta una presencia actoral y un ritmo ágil que captura la constante atención del espectador. Las transiciones entre escenas son resueltas de manera precisa combinando entre la música en vivo, la proyección multimedia, los cambios de iluminación y de espacialidad, así como el uso de la acción extra escena (las acciones de los personajes que no vemos en otras escenas pero que complementan sus caracteres).

Por el conocimiento personal del proceso y el montaje, apreciamos un montaje que sentimos “apretado” para realizarse en el Foro Eco (que sin duda fue resuelto), pues la producción de la obra fue diseñada para presentarse en teatros de mayores dimensiones, por lo que parece importante señalar un error de los programadores de la institución por asignar este espacio para este espectáculo y no asignar el Teatro Ocampo (lugar que vino a afectar el montaje y sentido poético de la obra L- Ate, para el que era preferente un espacio de menores dimensiones que permitiera un contacto mayor entre elenco y público) donde se realizó la clausura de la Muestra. Ya en anteriores emisiones de este seguimiento crítico de la Muestra por Sinestesia Escénica, mis colegas y un servidor hemos indicado una constante de errores en la asignación de espacios, que respondan a las necesidades reales de los montajes participantes, por lo que quepa aquí una mención especial para atender de mejor manera este asunto en su próxima emisión de Muestra, en beneficio de las propuestas estéticas de los montajes escénicos.

En el caso de las actuaciones (arriba señaladas sus intérpretes) tienen en general un buen manejo de la presencia en escena, del uso de la energía y tonalidad. Las interpretaciones oscilaban de un universo a otro: de las jugadoras de fútbol, al de las bailarinas de ballet, ambos lenguajes (fútbol y ballet) dominados técnicamente por sus intérpretes a excepción del personaje de la chicharita, que para el caso de la interpretación del ballet viene ad hoc con la lógica planteada, sin embargo no se percibe un buen manejo en el uso del balón de soccer, gesto que viene a carecer en la coherencia del discurso planteado (mas no deja de ser una buena interpretación actoral). Caso contrario el personaje de la Beckham, a quien constantemente el director recurre para demostrar su virtuosismo en el uso del balón.

IMG_0004.jpg

Cortesía de Everth Yamil García Islas

La obra propone un paralelismo narrativo entre el equipo femenil Las Campamochas y la Selección (varonil) Mexicana de Fútbol; entre el campeonato inter-secundarias y la Copa del Mundo. En ambos casos los equipos van avanzando de manera intrincada hacia la final, hasta que logran ganar el campeonato inter-secundarias y la copa mundial, respectivamente: ¿Qué pasaría si fuéramos capaces de vivir tal acontecimiento? No cabe (lamentablemente) en nuestro imaginario colectivo.

Y así se acabó la MET en Michoacán, estamos esperando la publicación del veredicto emitido por el jurado, así como sus comentarios a este portal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s