Pájaros – Colectivo 60mil

Entonces siempre acuérdate 
de lo que un día yo escribí 
pensando en ti como ahora pienso.

José Agustín Goytisolo, 1973

Estamos terminando la muestra, estamos en la rectísima final, y anoche le tocó el turno al Colectivo 60mil de presentar su trabajo Pájaros, con dirección de Fernando Ortíz y la participación de Dalia Próspero, Eva Sánchez Lara y Ligia Mazariegos, en el Foro ECO.

Con una dirección sobria y cuidada, Ortíz nos regala una selección de pasajes del libro “La guerra no tiene rostro de mujer” de la Premio Nobel Svetlana Alexiévich, logrando generar, acertada y contundentemente, el ambiente que trata de recuperar Alexiévich: La historia de esta obra no es la historia de la guerra, las personas son más que la guerra, es la historia de esos cuerpos afectados por la violencia, mujeres que sirven de testigos de este dolor.

20841232_10154895570678785_869274537_o.jpg

Fotografía de Fausto Jijón.

Sabemos que estamos ante una obra entrañable desde que vemos la coreografía de comienzo, tras un lienzo que hace las veces de un bosque solitario, surgen 3 cuerpos femeninos que entre la dulzura y el desencanto nos envuelven con su danza en un hálito nostálgico que es cortado violentamente por el grito de la mujer 2 (Eva Sánchez Lara). La estrategia de no permitir que un cuadro se extienda y construya una sola mirada sobre el hecho de la violencia, se cumple gracias al trabajo de edición casi cinematográfica que desde la dirección se atiende.

La dupla de Ortíz en la dirección y de Dalia Próspero en la coreografía tiene frutos encantadores en diferentes momentos de la obra. Las coreografías que conectaban y separaban escenas, que resaltaban pasajes y contribuían al imaginario, tenían por sí solas una belleza plástica que las sostenía.

Claro que estos resultados se ven engrandecidos gracias a que las actrices comparten un tono claro y que sus presencias son fuertes y conmocionantes. La maleabilidad de Próspero con su gesticulación y con su presencia escénica nos permite ver a la actriz en situaciones perturbadoras, dulces y sórdidas, sin que se pierda o se fugue su energía por los distintos niveles requeridos. La presencia imperturbable de Sánchez Lara cuyo trabajo de contención me parece digno de aplauso. Y la dulce y melancólica corporalidad de Mazariegos, que sólo de vernos nos desarmaba.

20839716_10154895570393785_1252701582_o.jpg

Fotografía de Fausto Jijón

Un punto que desfavorece resulta la distribución literaria de los textos seleccionados, pues mientras que escénicamente podíamos sentir al ritmo de la obra como el acompasado latir de un corazón que se va desbocando a medida que avanzamos para al final regresar a su ritmo normal, los textos seleccionados son de una intensidad de contenido variopinto. Esto genera a veces un extrañamiento de los sucesos en escena. Creo, tal vez, que este es uno de los riesgos constantes de trabajar con la técnica de collage/montaje, de la que también hablé respecto a la obra de la compañía Contrapeso.

Por otro lado, creo que hay un cuidado muy detallado tanto en términos de musicalización, como de iluminación, por lo que las dificultades luminarias o sonoras que se ha visto en otras obras de la muestra, no se sufrieron en este montaje.

El punto final, en una obra que como es visible disfruté bastante, que quiero comentar es el de la forma en la que se contextualizan y replantean los discursos de mujeres soviéticas que lucharon y sufrieron durante la Segunda Guerra Mundial, con la actualidad latinoamericana. Para lograrlo, el director hace uso de una plétora de referentes plásticos, poéticos y musicales (No he parado de escuchar la canción Palabras para Julia), que fortalecen la postura de que la mirada femenina sobre la guerra, no es la de la trascendencia, sino la de la experiencia concreta.

Alma que suele haber con delicia

palpar las almas, despreciar la huella

y sentir en la mano una caricia.

Dice Alfonsina Storni en el poema “Alma desnuda” que se utiliza y que sirve de cierre para esta obra; obra que logra comunicar su angustia contra una perspectiva de la guerra que ignora los cuerpos por buscar ideales sin carne.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s