La acidez de las mariposas – Capuchina Teatro

El grupo Capuchina Teatro es una agrupación relativamente nueva, con poco más de un año de vida; en ese tiempo su primer montaje “Capuchina” (Trabajo pionero en Michoacán sobre teatro para la primera infancia), ya se presentó en la MET 2016 y este año se presenta con 2 montajes distintos, un nuevo ejercicio de teatro para la primera infancia llamado “Luna” (Teatro para niñxs y por niñxs), y su primer trabajo de teatro para adultos, que apuesta por un texto de una dramaturga novel como es Mónica Perea, sobre un tema que se encuentra en el punto más apasionante de su discusión, la realidad de lo femenino: “La acidez de las mariposas”.

Estrenada el día internacional de la mujer en la ciudad de Uruapan, “La acidez de las mariposas, [es] un texto que nos habla de la libertad, de los sueños, deseos y miedos de una y todas las mujeres. La intimidad de la mujer, de su cuerpo, de sus dolores y de sus deseos”, nos dicen en su página. Y actúan Katherine Alcaraz y la misma directora de la obra, Luisa Fernanda Ortiz.

acidez

Imágen recuperada de Capuchina Teatro.

Estamos ante un texto que no aborda la fábula, sino que explora las emociones de una personaje (que la directora disoció en dos) mientras ahonda en una recapitulación de su sexualidad a través de la metáfora que gobierna toda la obra, la mariposa como madurez sexual (La mariposa que regresa y sangra, la mariposa se abre entre mis piernas, las larvas de los hombres quieren entrar en la mariposa y otro sinnumero de comparaciones narrativas que aquí enumeradas suenan toscas), un texto que es una colorida metáfora.

Frente a esto, la directora se entregó apasionadamente a traducir a la escena un texto que es evidente que disfruta – al menos puedes experimentar ese disfrute cuando, como actriz, dice sus partes -, y saturó de sentido el espacio escénico. Aún cuando su escenografía fuese la misma que en la obra de Los cuervos no se peinan (dos actrices y una banca), la enorme cantidad de movimientos en escena y la musicalización, que a ratos ilustraba y a ratos distraía, saturan la escena de una agravada incertidumbre y solemnidad que oscurecen el montaje, volviéndolo ominoso desde el comienzo de la obra.

Sin tener muy claro por qué es que ese tono corresponde al tema y haciendo un esfuerzo por seguir el sentido del texto (Pues el texto de Perea no se toma el tiempo de crear un acuerdo ficcional con el público, sino que le arroja en el acontecimiento que es el nudo mismo de la obra, así que toma tiempo), la obra construye una tensión dramática que nunca estalla ni se distiende, que no se utiliza para la escena, y eso resulta muy cansado.

No dejaba de pensar, durante todo el montaje, si esta experiencia no hubiese sido más apreciable en un foro de menor envergadura que el teatro Emperador Caltzontzin, sobre todo cuando el contraste en las voces de las actrices y la resonadora música hacían difícil de seguir el diálogo. Ignoro si esto fue una decisión que tomó el grupo o fue el espacio que se les ofreció, pero insisto que habrá que pensar con más calma en los espacios que se usan para una comunidad teatral que en su mayoría trabaja en foros de pequeño y mediano tamaño.

20170808_210747

Foto tomada por Said Soberanes.

Aún cuando señalo todas estas dificultades, no he dejado de pensar profundamente en la imagen final. Y es que la imagen de la mariposa, la mariposa monarca, nos permitió pensar en el vuelo como gesto de libertad, pero sólo para repetir y replicar una conducta que no nos pertenece individualmente, como la migración; y así equiparar esa migración con el viaje, no solo físico sino de conciencia, al hablar de Hofmann y el LSD, y con la menstruación al explicitar la situación sexual. Ese viaje físico y de conciencia funciona como una transición entre el performance femenino de la princesa al empoderamiento de una monarca.

Y en todo este proceso, se puede saborear el desengaño (agravado por la narración de violencia sexual familiar que se entrecruza), una cierta frustración ante la hermosa imposibilidad de romper con un gesto toda la máquina que nos constriñe.

Por eso, cuando en los últimos textos se habla de una historia que engloba a todas las mujeres, que las enuncia a todas al enunciar a una, cuando el discurso literario comienza a parecerse a la explicación que Marcela Lagarde (2012) hace de sororidad (471):

Las mujeres se atraen y se necesitan: existen porque las otras les brindan existencia: no sólo por la relación positiva con la madre, sino porque para poder ser mujeres, para cumplir con su comedio social y personal, requieren de las otras. Ninguna mujer es capaz de desarrollar por si misma las actividades y las funciones y de mantener las relaciones que le son exigidas por su género. Cada mujer requiere de la otra para existir.

Justo en ese instante, la actriz Katherine se alza dulce, pero amenazante, con un vestuario de mariposa, por encima de Luisa y justo con el oscuro final se abalanza sobre ella. Y esa imagen no me ha dejado dormir.

Presiento que el texto no trae consigo toda la carga oscura con la que Capuchina Teatro lo aborda; por eso me resuena tanto, porque ese cierre que no trata de parecer competencia ni agresividad entre ellas, sino que se experimenta como una advertencia sobre los límites de este discurso emancipador – Quiero volar y ser libre, dice el texto, pero ¿para qué? ¿Para regresar siempre al mismo lugar? -, me trae a presencia todo lo siniestro que se silencia, cuando a un interés político responde.

 

¿Qué dimensiones de lo siniestro alcanza a ver Luisa que, ante esa pequeña promesa de la comunidad, decide advertirnos sobre lo que una metáfora tan dulce e inocente como la mariposa puede esconder?

 

 

 

 

 

Bibliografía

Lagarde y de los Ríos, Marcela. 2012. El feminismo en mi vida. Hitos, claves y topías. Inmujer DF: Distrito Fedral.

 

 

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s